Hechizo para las parejas

Oración de las parejas

¡Gracias, Señor, por el amor que nos une!

¡Bendice, Señor, ese amor, para que sea, cada día, más nuevo y creativo!

Nuevo, para recomenzar siempre y con más entusiasmo; nuevo, para sostenernos en las horas de crisis y dificultades, creativo, para comprender a las personas que caminan a nuestro lado; creativo, para extender la mano a los hermanos necesitados.

Nuevo y creativo, para ser fuerza transformadora en la sociedad en que vivimos.

Nuevo y creativo, para ser fuente generadora de paz, de armonía y de hijos de Dios, libres y conscientes, Bendice, Señor, a todas las parejas que confían en ti, que confían en el amor y en un mundo mejor.

Amén.

Oración para desatar los nudos del corazón
Mi Señor y mi Dios, vengo a agradecerte por ser mi héroe aalvador y el único Dios capaz de hacerme exultar de alegría y realizar en mí maravillas, de apacentar mi alma afligida y hacerla descansar.

Gracias, Jesús, porque una de tus maravillas por mí fue darme a tu Madre Celestial, y Nuestra, a fin de que su amor por mí se completase por entero. Una madre a amarme, desatando los nudos de mi vida con tanta ternura.

Por eso, vuelvo a ti hoy, Madre Amada, a quien el Padre concedió a José, un compañero extraordinario, hecho de ternura, coraje, humildad y respeto, pues Tú sabes la importancia que San José tuvo en tu camino.

Oh Madre de Ternura, deseo tanto construir una familia sagrada y consagrada a ti ya Jesús. Me revela quién es esta persona. Tráeme para mí.

Desata este nudo, María Desatadora de los nudos. Coloca en mi camino a este hombre y que sepamos ver que es Dios quien nos envió el uno al otro.

Perdóname Jesús, por todas mis implicaciones con hombres comprometidos o casados, que he tenido en el pasado y que te desagradaron. Perdóname si he sido causante de la destrucción de alguna familia por mi egoísmo y vanidad.

Si me estoy relacionando con alguien y no es la persona correcta, abre las puertas a la relación correcta y nos complementa.

Vengo hoy como Sara, Madre María, esperando a Tobías. Me muestra el camino para llegar a él, mi compañero, y ordena que un ángel lo ponga a mi lado.

Que venga a ser una unión santa, una vida de gloria y venga a rendir alabanzas a Dios por toda la eternidad. Bendice generación tras generación que surgir de nuestra unión y que mi familia sea sellada como propiedad Tu por el Espíritu Santo.

Madre, María Desatadora de los nudos, cuida de mi vida sentimental y desata el nudo de mi soledad.

Mis manos tocan las tuyas y eso me trae paz y confianza. Madre desata este nudo y no me sueltes jamás. Gracias Madre querida. Amén.